La aventura de ser madres y padres hace que tengamos que aprender cosas que nunca habíamos pensado, cómo conocer la salud de vuestro peque a través de sus heces.

cambiador, bebé, pañales

El cromatismo en las caquitas del pequeño nos indicará si padece algún problema intestinal, por eso, es importante fijarse en ellas a la hora de cambiarlo. Dependiendo del tiempo del bebé y de su alimentación, tendrán un color y textura diferentes. Pero no te preocupes que te explicamos todo lo que debes de saber.

Las primeras deposiciones de tu pequeño tendrán un color negro y bastante pegajoso. Éstas reciben el nombre de meconio, duran las primeras 24/48 horas de vida del bebé y nos ayudan a comprobar que su sistema digestivo funciona perfectamente.

Cuando tu peque comience el periodo de lactancia, sus heces cambiarán a un color amarillento o parduzco en función de si la alimentación es con leche materna o de fórmula, respectivamente.

Cuando el pequeño comienza la transición a alimentos sólidos e introducimos distintos alimentos en su menú, es cuando más complicada se vuelve la situación.

Según el color del alimento, las caquitas pueden coger tonos de lo más variopintos, casi siempre similares al color de la verdura base de la ingesta. 

Hay que tener en cuenta que, el color verdoso de sus heces, no tiene porqué indicar una descomposición y puede deberse al tipo de alimento que hemos añadido (por ejemplo espinacas).

La textura es algo que también preocupa. Al principio, comenzará siendo acuosa o densa como un puré y bastante olorosa. Pero, a medida que cambiemos su alimentación, la consistencia de sus heces aumentará. Ten en cuenta que, si notamos que son como bolitas, puede que el pequeño esté estreñido. En caso de estreñimiento o de diarrea funcional puedes darle mama natura® Reuteri+* probiótico con aceite de oliva virgen extra y manzanilla que apoya la microbiota intestinal y se puede dar desde los 0 meses.

¡A por esos pañales!

 

*Los complementos alimenticios no deben ser utilizados como sustitutos de una dieta sana y equilibrada ni de un estilo de vida saludable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *