Cuidado de la piel

Cuidados de la piel del bebé

La piel del bebé es diferente de la de los adultos, su capa externa es entre un 20-30% más fina, lo cual la vuelve más vulnerable a infecciones, irritaciones y golpes, según un estudio publicado en la revista Dermatology Research and Practice1. Todavía no ha desarrollado completamente las defensas para protegerse de las infecciones y pierde agua con mayor rapidez. Todo eso significa que la piel infantil necesita cuidados especiales.

La higiene de la piel del bebé

Para cuidar la piel del bebé es fundamental mantener una higiene diaria adecuada utilizando jabones líquidos que hayan sido específicamente diseñados para su piel, que sean hipoalergénicos y con un pH neutro. Lo ideal es utilizar una esponja suave y natural que no irrite la piel. En el momento del baño, el agua debe estar entre los 35 y 37ºC.

Cuando se termine el baño, que no debe durar más de cinco minutos, es fundamental secar al bebé con delicadeza, aplicando toques suaves sobre la piel, sin frotar. Las toallas de algodón egipcio son ideales ya que son muy suaves y tienen una gran absorción. Hay que prestar atención a los pliegues de la piel para eliminar todo vestigio de humedad.

Hidratación y protección de la piel infantil

Tras el baño, es importante hidratar la piel del bebé usando una leche hidratante corporal que le ayude a conservar su tersura y suavidad naturales. No hay que olvidar aplicarla en los pliegues del cuello y detrás de las orejas, zonas muy sensibles y propensas a descamarse. Lo ideal es aplicarla a través de un masaje suave por todo el cuerpo que también estimule la circulación sanguínea.

En la zona del pañal, para evitar irritaciones, es conveniente aplicar una crema protectora. Su función es crear una barrera para evitar el contacto directo con la orina y las heces. En el momento de limpiar al bebé, es conveniente usar toallitas suaves que sean respetuosas con su piel.

Cuando llegue el momento de salir al exterior, también es importante proteger la piel. Los bebés no deben exponerse a la luz solar directa pues bastan 15 minutos para que su piel se queme. La principal barrera para protegerse del sol es la ropa, aunque la Academia Americana de Pediatría2 indica que también se pueden aplicar pequeñas cantidades de protector solar en las zonas expuestas, como las manos y cara.

Referencias Bibliográficas:

  1. Telofski, L. S. et. Al. (2012) The Infant Skin Barrier: Can We Preserve, Protect, and Enhance the Barrier? Dermatol Res Pract; Último acceso Julio 2019.
  2. ​(2018) Sun Safety and Protection Tips from the American Academy of Pediatrics. En: American Academy of Pediatrics. Último acceso Julio 2019

Productos relacionados

CalenduflorBaby®comprende dos productos: Toallitas 72 unidades y la crema 50g.