Cómo identificarlos y Síntomas gases

Cómo identificarlos y Síntomas

Los bebés se alimentan varias veces a lo largo del día ya que su estómago no puede retener grandes cantidades de alimentos, de manera que producen gases constantemente. Muchos de esos gases se expulsan sin mayor dificultad, pero aproximadamente un 82,9% de los pequeños sufrirán episodios de gases molestos en algún momento a lo largo de la lactancia, según investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona1. Saber si el bebé llora porque tiene gases permitirá a los padres aliviar esa molestia.

¿Por qué los gases causan molestias?

La causa de los gases en bebés no suelen ser un problema ya que se mueven rápidamente por el sistema digestivo. Sin embargo, como el sistema digestivo de los bebés está aprendiendo a funcionar y su intestino aún es inmaduro, los músculos que apoyan la digestión no han desarrollado el ritmo adecuado, lo que se conoce como peristalsis, para mover los alimentos de manera eficiente a través del tracto digestivo. A esto se le suma que los bebés no tienen una microbiota intestinal desarrollada que facilite la digestión y complemente el trabajo de las enzimas que se segregan en el tracto digestivo. Como resultado, los gases pueden quedarse atrapados en el intestino, actuando como una especie de tapón que obstaculiza el flujo de los jugos gástricos. Esa presión acumulada causa la distensión dolorosa e hinchazón abdominal, como explica un estudio realizado en la Universidad de Gotemburgo2.

Síntomas de los gases en bebés

Las molestias producidas por los gases suelen aparecer entre 30 minutos y una hora después de las tomas. Normalmente surgen tras la primera semana de vida y pueden darse casi a diario durante los primeros tres meses, pero a medida que el bebé crezca irán desapareciendo. Los padres se darán cuenta porque el bebé se muestra más irritable e inquieto sin una causa aparente. Es probable que flexione las piernas sobre el abdomen, arquee la espalda y apriete los puños de las manos. Esos movimientos se deben a que el bebé está intentando expulsar los gases y busca una postura que le alivie. En algunos casos es posible notar que su abdomen está hinchado. Los eructos frecuentes, el hipo y las flatulencias también indican la presencia de gases en el sistema digestivo infantil. A veces incluso es posible escuchar los sonidos de los gases cuando se acerca el oído a la barriguita del bebé.

Referencias Bibliográficas:
1Infante, D. et. Al. (2008) Prevalence and dietetic management of mild gastrointestinal disorders in milk-fed infants. World J Gastroenterol; 14(2): 248–254.
2Reinthal, M. et. Al. (2011) Gastrointestinal symptoms of infantile colic and their change after light needling of acupuncture: a case series study of 913 infants. Chin Med; 6: 28.